Intensa, saludable y muy sabrosa, la miel de acacia ha experimentado un ‘boom’ sin precedentes en la última década. Los innumerables beneficios que aporta a la salud, sumados a un gusto suave y elegante, nos ayudan a entender porqué es uno de los ingredientes estrella para endulzar las comidas, enriquecer una dieta adelgazante o remediar un amplísimo abanico de dolencias. Aunque Cantabria, Alicante y Zaragoza son algunas de las provincias españolas que más exportan este tipo de miel, no debe considerarse una de nuestras mieles endémicas, debido a que los bosques de esta especie arbustiva no abundan en nuestro país.

¿Quieres conocer los orígenes, propiedades, beneficios y secretos de esta variedad apícola? A continuación profundizaremos en los misterios de uno de los néctares más deliciosos que ofrece la naturaleza, además de explicar para qué sirve la Miel de Acacia.

¿Qué es la miel de acacia?

De inconfundible color amarillo traslúcido e intenso aroma floral, la miel de acacia procede de la especie arbustiva del mismo nombre (acacia dealbata) o de alguna de sus muchas variedades (robinia pseudoancia, por ejemplo). Estos árboles pueden alcanzar una altura de hasta 25 metros y poseen una frondosa copa, que produce flores blancas con un aroma suavísimo. Las mismas son polinizadas por las abejas para la producción de una de las mieles más apreciadas por los ‘gourmets’ y los amantes de los productos ecológicos.

Miel de acacia con propiedades y beneficios saludablesLa miel de acacia es sumamente popular en los países de Europa del Este, siendo la región rumana de Valcea una de las punteras en su producción. Otros países que también la producen son China, Bulgaria, Ucrania, Polonia y Hungría. Bona Mel y Lune de Miel son algunas de las marcas europeas que comercializan este alimento. Además, dada la lentitud de su proceso de cristalización, se conserva durante más tiempo en estado líquido, lo cual la hace sumamente atractiva para el paladar exigente.

¿Cómo se obtiene la Miel de Acacia?

La miel de acacia se obtiene mediante un proceso apicultor sofisticado, que debe ser llevado a cabo por personal cualificado. La cosecha se realiza en primavera, cuando las abejas han recogido el polen y preparado una miel pura y aromática. Como es natural, sus colmenas se ubican en las inmediaciones de los bosques de acacia, para así facilitar su contacto con la luz y evitar que la humedad perjudique la producción.

Cabe señalar que la mayoría de los establecimientos apicultores de miel de acacia utilizan para la recolección métodos sostenibles, procurando influir lo justo y necesario en el resultado final, para así ofrecernos una miel pura, provista de todas las propiedades de la acacia. Hablamos, pues, de una miel no pasteurizada, ecológica y natural.

Sus propiedades

La miel de acacia tiene fama de ser una de las más elegantes, pero más allá de su perfume y sabor delicados, estamos ante un manjar con innumerables propiedades para la salud. Contiene vitaminas esenciales, es rica en fructuosa, y posee cualidades antioxidantes, antimicrobianas y laxantes. Estas y otras características la convierten en un remedio casero altamente recomendable para el tratamiento de enfermedades y dolencias diversas.

¿Qué beneficios ofrece?

Desde tiempos antiquísimos, la Miel de Acacia ha sido utilizada como un remedio terapéutico de incuestionable eficacia. Diabéticos, personas con ansiedad, con problemas de circulación o simplemente que no toleren los azúcares industriales se maravillarán ante los beneficios de la Miel de Acacia, mucho más que una bocado apetitoso, como descubriremos a continuación:

Mejora la circulación sanguínea

La miel de acacia es idónea para mantener una circulación sanguínea normal, ya que potencia la producción de glóbulos rojos y plaquetas, contribuyendo activamente a mejorar el flujo sanguíneo en el organismo.

Aplaca el estreñimiento

Debido a sus propiedades antimicrobianas, es un efectivo calmante contra el estreñimiento y las inflamaciones intestinales. Para muchos, de hecho, es el mejor laxante para combatir el estreñimiento.

Sirve como endulzante natural

La miel de acacia también es idónea para endulzar comidas y bebidas, sobre todo para aquellas personas que estén bajo una dieta restrictiva o que padezcan diabetes, gracias a su bajo índice glucémico, en comparación con otras mieles.

Reduce la ansiedad y los nervios

Sus propiedades calmantes la convierten en un gran aliado para combatir el estrés, ansiedad, trastornos nerviosos y otros problemas emocionales, tan comunes en nuestros días. Sin duda uno de los beneficios más aclamados de esta miel.

Combate el insomnio

Otra ventaja inestimable derivada de sus cualidades calmantes. Y es que esta miel es idónea para las personas que sufren trastornos del sueño. De hecho, numerosos estudios han avalado su eficacia a la hora de combatir el insomnio.

 

Buen sabor, grandes propiedades y mejores beneficios confluyen en un alimento tan exquisito como saludable. ¿Necesitas más razones para animarte a probar la miel de acacia? Aunque pueda sorprender, la mayoría de los productos apícolas que se comercializan bajo esta denominación no proceden verdaderamente de la acacia, sino del algarrobo o la falsa acacia. Por ello, si deseas aprovechar todos los beneficios de la especie arbustiva originaria, no dudes en comprar miel de acacia ecológica.