Para los aztecas era uno de los productos más codiciados del llamado Árbol de las Maravillas. Hoy ocupa un lugar privilegiado en el sector apícola, a pesar de que su artesanal elaboración no está sujeta a las abejas mieleras. Hablamos de la Miel de Agave, un sirope vegetal de gusto dulce y apariencia melíflua, obtenido a partir de la planta de nombre homónimo que abunda en las latitudes tropicales y subtropicales de América. Gracias a sus cualidades endulzantes, el mundo del ‘fitness’ ha dado la bienvenida a este exótico jarabe, altamente recomendable para quienes siguen dietas bajas en calorías.

Pero ¿cuáles son sus propiedades nutricionales?, ¿qué beneficios aporta a nuestra salud?, ¿cuáles son sus contraindicaciones? A continuación te desvelaremos la respuesta a estas y otras preguntas, además de explicar para qué sirve la Miel de Agave y qué usos podemos darle en nuestro día a día.

¿Qué es el Sirope de Agave?

La miel de agave, también denominada sirope o néctar de agave, es un extracto natural de sabor dulce, elaborado haciendo uso de las hojas del agave azul y agave maguey. Hablamos de una planta tropical, de aspecto similar a la yuca y a ciertos cactus. Es originaria del continente americano, y cuenta con alrededor de cien subespecies repartidas en su geografía.

¿Cómo se obtiene?

Aunque pueda sorprender, no todos los productos apícolas dependen de las abejas y las flores. La de Agave, por ejemplo, es una miel que se elabora a partir de la savia de esta planta originaria de México (agave lechuguilla). La misma ha de crecer entre los seis y los diez años para que sea productiva, y en la primera extracción no se obtiene la miel tal y como la conocemos, sino una bebida conocida como aguamiel, que puede consumirse directamente como refrigerio.

Cuando esta savia se deja fermentar, da lugar al llamado pulque, bebida alcohólica muy extendida en México, y si no interrumpimos estos procesos naturales, las enzimas que posee descomponen los carbohidratos, convirtiéndolos en azúcares simples. Este nuevo fluido concentrado es filtrado, con el fin de obtener la ansiada Miel de Agave. Dada su semejanza con las mieles de abeja, se la ha clasificado tradicionalmente en la misma categoría alimenticia, como le sucede a la miel de palma.

Propiedades del sirope de ágave

Como no podía ser de otra manera, este sirope es un poderoso edulcorante cuya composición está dominada en tres cuartas partes por la fructosa, siendo el resto glucosa. En cuanto a sus cualidades nutricionales, el de ágave es un sirope muy generoso, provisto de minerales (calcio, potasio, hierro, etc.), vitaminas (A, B, C, etc.) y proteínas diversas. Otras propiedades del sirope de ágave que merece la pena subrayar comprenden efectos prebióticos, energizantes y regeneradores, así como acciones enzimáticas.

¿Cuáles son los beneficios de la Miel de Agave?

Más allá de sus consabidas bondades culinarias, esta variedad atesora numerosos aportes para nuestra salud, por lo que si la incluímos en nuestra dieta, nos ayudará a mejorar nuestro bienestar. Entre los beneficios del sirope o miel de agave podemos destacar los siguientes:

Favorece la regeneración de tejidos

El sirope de agave posee propiedades antisépticas y regenerativas, siendo idónea para restaurar los tejidos dañados. Asimismo, aumenta la actividad de regeneración en los colágenos de la piel, acelerando la cicatrización de heridas. También es recomendado su uso a la hora de mejorar la elasticidad de la piel, reducir inflamaciones y tratar quemaduras por insolación.

Endulzante natural

Gracias a los elevados niveles de fructosa presentes en su composición, la Miel de Agave nos permite sustituir los azúcares industriales, sin renunciar al sabor de nuestros desayunos y meriendas.

Reduce los niveles de colesterol y triglicéridos

Esta deliciosa miel también favorece el metabolismo de grasas y triglicéridos. Al ser de origen natural y vegetal, carece de los añadidos químicos tan perniciosos para nuestra salud.

Mejora la absorción de calcio

Al entrar en el flujo sanguíneo, la Miel de Agave permite que nuestro organismo absorba de forma fácil minerales como el calcio, lo que nos ayuda a prevenir dolencias como la osteoporosis.

Apto para diabéticos

Su contenido en fructosa, sumado a un bajo nivel de glucosa, permite que tanto diabéticos como hipoglucémicos puedan ingerirla. Asimismo, ayuda a regular los índices de insulina en el torrente sanguíneo.

¿Cuáles son las contraindicaciones de la Miel de Agave?

La Miel de Agave, como cualquier otro producto alimenticio, debe consumirse con moderación, sin exceder las dosis recomendadas por los nutricionistas. Si bien no existen riesgos alarmantes en lo relativo a su consumo, sí debemos tener en cuenta una serie de factores. En primer lugar, su abuso tendría efectos laxantes que podrían debilitar nuestras defensas. Por sus efectos diuréticos, esta miel es excelente para favorecer la evacuación de orina; por consiguiente, excederse en su ingesta puede causarnos una leve deshidratación. Como es natural, los niños menores de 2-3 años no deben consumir esta u otras variedades apícolas.

Exceptuando estos «pero», por otra parte comunes a la mayoría de las mieles, la de Agave ofrece argumentos suficientes para ocupar un lugar preferencial en nuestra despensa. Por si fuera poco, este néctar es perfecto para maridar con yogures, postres o quesos, realzando su sabor hasta límites insospechados. ¡A qué esperas para probarla!

Si quieres conocer más acerca de las mejores mieles del mundo, accede a la portada de miel10.com para conocerlas todas 🙂