¿Qué hace un apicultor?

El apicultor es la persona que lleva a cabo los trabajos de cría y mantenimiento de las abejas en un colmenar. La finalidad puede ser recreativa o profesional, pero en cualquier caso deberá realizar una serie de tareas que garanticen el cuidado de las abejas y permita su crianza y, como resultado de estos trabajos, el apicultor podrá obtener la miel, la jalea real, el propoleo, el polen de las abejas y otros productos con maravillosos efectos par anuestra salud.

¿Cómo ser apicultor?

Ser apicultor, aunque sea como aficionado, requiere el cumplimiento de algunos requisitos formales. A continuación te explicamos paso a paso cómo ser apicultor en caso de que desees adentrarte en el maravilloso mundo del cuidado de las abejas.

Los trámites para regularizar esta actividad son económicos y no son excesivamente complejos. En España, la apicultura se regula a nivel estatal, al tratarse de una actividad agropecuaria reconocida, sin embargo, las Comunidades Autónomas establecen su propia normativa para regularla en determinados aspectos, aunque en la práctica todas lo hacen de forma similar.

Por tanto, incluso si solamente cuentas con tres colmenas, deberás cumplir con estos requisitos, ya que hacerlo no depende de dedicarse profesionalmente a la apicultura, sino simplemente del hecho de disponer de colmenas. Recordemos que hasta 149 aún se considera autoconsumo.

Estoy pensando en dedicarme a la apicultura, ¿Por dónde empiezo?

La apicultura es una profesión milenaria, desarrollada por personas que aman a las abejas y que son sensibles al poderoso efecto que estos animales tienen en el hábitat donde viven.

No podemos olvidar que las abejas son las principales responsables de la polinización de las plantas en la Tierra, concretamente, mediante su labor de libado del néctar de las flores permiten la reproducción de dos terceras partes de las plantas terrestres.

Lo interesante de esta actividad es que es una de las pocas actividades del sector de la ganadería donde es posible recuperar la inversión en el mismo año. Ello no significa que el margen sea muy elevado, sino que los costes son reducidos y pueden realizarse economías de escala significativas cuando se va incrementando el número de colmenas gestionadas.

Lo importante, como todo en la vida, es empezar por lo básico. En este caso será importante empezar por unas pocas colmenas, entre dos y tres sería lo ideal. En ningún caso te recomendamos que empieces a trabajar con una sola colmena. Contar con al menos dos colmenas te permitirá apoyarlas entre ellas en caso de necesidad.

Otro consejo es contar con la ayuda de algún apicultor experimentado que pueda guiarte en los primeros años, permitiéndote aprender de los errores que pueda haber aprendido en el pasado y que te permitirá no hacerlos tú.

Existen asociaciones y comunidades dirigidas a la formación de personas que empiezan en este mundo, ya que lo cierto es que en algunos casos puede ser difícil encontrar a personas dispuestas a ayudar. Lo cierto es que, en España, los apicultores se reservan con bastante recelo sus técnicas, la ubicación de sus colmenares o los tratamientos utilizados.

A medida que vayamos creciendo en número de colmenas, podremos crear nuevos colmenares que nos permitan repartirlas y así dedicarlos a diferentes finalidades, disminuir la densidad de abejas o simplemente reducir riesgos.

Los rangos en los que se divide la clasificación de una explotación apícola son los siguientes:

  • Explotación para autoconsumo – Menos de 15 colmenas
  • Explotación no profesional – Entre 16 y 149 colmenas
  • Explotación profesional – Más de 150 colmenas

Dicho esto, podemos analizar unos pocos números para valorar si resulta interesante para nosotros emprender la actividad de apicultor de forma profesional.

¿Es posible vivir de la apicultura?

Durante la crisis en España, fueron muchas las personas que optaron por la apicultura como un medio de generar empleo para ellos mismos, o lo que también se conoce como autoempleo.

Sin embargo, una dedicación profesional a esta disciplina ganadera es exigente, y además requiere de unos recursos materiales y de un conocimiento iniciales que no todos los que empiezan este camino disponen, lo que afecta en gran medida a sus probabilidades de éxito.

La transición de la explotación recreativa para autoconsumo a la explotación profesional capaz de generar ingresos suficientes para dar unos mínimos beneficios es complicada en el inicio, aunque si se hace bien y se dominan los procesos adecuados, puede replicarse en los próximos años e incluso escalarse con cierta agilidad.

En cualquier caso, insistimos en que es necesario contar con una capacitación que sólo se consigue a base de práctica, de forma que no recomendamos a aquéllos que acaban de entrar en el mundo de la apicultura dar el salto al ámbito profesional sin las “horas de vuelo” suficientes, ya que pondrá en riesgo a sus abejas y también a su dinero.

A continuación te presentamos unos pocos números para que puedas echar tus propias cuentas y valorar si se trata de un negocio interesante para ti. Lo bueno es que, en caso de que no lo sea, siempre podrá ser una gran afición, que aunque no reporte ingresos, sí reportará grandes ilusiones, gratificación y beneficios para ti, los tuyos y por supuesto para las abejas:

  • Podemos generar miel suficiente para el autoconsumo familiar con entre 5 y 7 colmenas.
  • Necesitaremos alcanzar la cifra de 500 colmenas para poder llevar a cabo la actividad de apicultor a nivel profesional y soportar los gastos necesarios para generar un margen suficiente para el autoempleo.
  • A partir de las 1.000 colmenas es posible contratar a un primer empleado, lo que nos permitiría cruzar la barrera del autoempleo y empezar a tener un negocio que genere empleo para terceros. Con estos números, y teniendo en cuenta una inversión inicial de cerca de los 70.000 euros, podremos recuperar nuestra inversión en unos 5 años, con un margen a partir de ese momento de un 30% aproximadamente (ROI).
  • Los 70.000 euros que mencionábamos son los que se estiman necesarios para comprar, en una producción de unas 500 colmenas, las primeras abejas, las colmenas de madera, la cera o los medicamentos que pudieran ser necesarios, entre otras cosas. A esto habrá que sumar la maquinaria necesaria para desarrollar los procesos según el producto a obtener, el local donde desarrollar estas tareas y el vehículo que permita transportar los materiales de un lugar a otro.

En cualquier caso, habrá que tener en cuenta que estos número no son absolutos. Dependerá, como toda actividad agropecuaria, de cada caso, y nos veremos afectados por cuestiones como la riqueza floral del entorno, la presencia de agrotóxicos o incluso las inclemencias meteorológicas. Por este motivo insistimos en que será necesario que el apicultor se enfrente a todo ello con la experiencia suficiente como para saber en todo momento cómo reaccionar, ya que la vida de sus abejas y de su negocio estarán en juego.

¿Cómo legalizo mi explotación apícola?

Aunque el proceso dependerá según el país o la Comunidad Autónoma del apicultor, el primer paso para obtener el Código de Explotación Ganadera. Este código único identificará a nuestra explotación de colmenas, con independencia de la ubicación de los colmenares, dado que va asociado a su propietario.

Para ello, el titular deberá dirigirse a la OCA (Oficina Comarcal Agraria) que le corresponda por zona según donde vaya a ubicar su explotación. Allí, los Servicios Oficiales Veterinarios le inscribirán en el Registro Oficial.

Seguidamente, será necesaria la designación de un veterinario, algo obligatorio para todo ganadero. Lo habitual en este caso es designar a un veterinario de una asociación de apicultores de la zona o incluso al de un sindicato agrario.

El veterinario elegido deberá elaborar una Memoria veterinaria, en la que se describa la explotación, entre lo que se incluirá la localización del asentamiento, el número de colmenas que lo forman, así como el número máximo que podrán ubicarse en dicho asentamiento. También se revisarán otros aspectos formales como la distancia con respecto a poblaciones y a otros terrenos.

También se generará un Libro Registro de Explotación que deberá actualizarse periódicamente, donde por ejemplo se incluirán los tratamientos obligatorios como puede ser el de las EDS (Enfermedades de Declaración Obligatoria).

Lo siguiente será obtener el permiso del Ayuntamiento. En este caso, lo cierto es que siempre será más sencillo y económico conseguirlo en una zona donde haya tradición apícola.

Aunque no resulta obligatorio, siempre recomendamos asegurar la explotación con un seguro de responsabilidad civil específico para la actividad apícola dirigido a evitar cualquier problema en un tercero que pueda ser generado por nuestras abejas. Aunque depende de cada póliza, lo habitual es que no se puedan asegurar explotaciones con menos de 8 colmenas.

En caso de no alcanzar este número, siempre podremos acudir a alguna asociación provincial de apicultores y acogernos a un seguro colectivo que pongan a disposición de sus socios.

En caso de querer desarrollar esta actividad de forma profesional, será también necesario el alta del apicultor en la Seguridad Social para regularizar su actividad.

En cualquier caso, te recomendamos que consultes con la administración correspondiente los trámites necesarios, ya que éstos pueden variar por actualizaciones normativas o en función del lugar donde esté ubicado el asentamiento.

¿Qué otras obligaciones debo cumplir?

Dependiendo de la Comunidad Autónoma en la que tengas establecida tu explotación (aunque sea para autoconsumo) te aplicarán unas normas u otras. Si no sabes cómo actuar en este sentido, es recomendable dirigirse a una oficina comarcal agraria y preguntar acerca de los requisitos que debes cumplir para llevar a cabo la actividad.

En cualquier caso, en España debes marcar tus colmenas de forma indeleble, comúnmente realizado a fuego, identificando el código de explotación asignado a tu explotación.

También será necesario indicar, en un lugar visible para terceros que puedan acercarse a las colmenas, la presencia de abejas en la zona. En caso de que la explotación se encuentre en un lugar vallado, deberá dejarse un espacio entre el colmenar y el límite del cercado de, como mínimo, 25 metros.

En caso de contar con cámaras de videovigilancia para la protección de las colmenas, deberá indicarse su existencia mediante carteles, según indica la normativa aplicable en materia de protección de datos personales.

Por otra parte, si estás pensando en certificar tu producción de miel como ecológica, deberás tener en cuenta los requisitos necesarios para hacerlo. El proceso de homologación puede ser algo costoso, aunque aporta un sello de distinción de cara al consumidor y demuestra un compromiso hacia las abejas y los productos que generan.

Te recomendamos que consultes en tu Comunidad Autónoma los requisitos necesarios para acceder a la certificación. A continuación te dejamos el enlace a la página web del Consejo de Producción Agraria Ecológica de Cataluña, donde aparece muy bien explicado el proceso de inscripción, la información necesaria, los trámites a pasar, así como algunas guías interesantes que te podrán ser de ayuda: