¿Para qué sirve la miel de Bórax?

La miel de bórax es un preparado formado por miel y borato de sodio. Su principal uso se centra en la prevención de infecciones bucales y la desinfección de afecciones causadas por bacterias y virus.

Concretamente, esta miel se utiliza como antiséptico bucofaríngeo para combatir infecciones generadas por la presencia de hongos en la zona de la boca. Es comúnmente utilizada en bebés para evitar infecciones en la mucosa bucal.

El nombre Bórax se refiere a la sal de boro, y aporta propiedades antisépticas y astringentes. La miel, por su parte, aporta propiedades revitalizantes y curativas. De hecho, de cada 100g, 79g son miel de abeja y 1g borato de sodio. El resto son excipientes naturales que se le añaden a la mezcla.

¿Cómo se aplica la miel de bórax?

El uso de la miel de bórax se centra en el ámbito de la higiene y desinfección bucal. Podemos usarla directamente aplicando la miel sobre la zona afectada o podemos hacer gárgaras para llegar mejor a las cavidades inaccesibles y delicadas de la boca.

Del mismo modo que para infecciones en mucosas, también podemos usar la miel de bórax para tratar pequeñas llagas, para cicatrizar heridas en la zona de la boca e incluso para eliminar ampollas bucales. Lo que haremos será aplicar, entre 2 o 3 veces al día, miel sobre la zona afectada. Esto permitirá atacar de forma más efectiva el foco de bacterias. Otro uso muy común es para quitar las famosas aftas bucales, que son esas heridas que normalmente aparecen en el interior del labio inferior y pueden llegar a tener un milímetro de profundidad y ser muy dolorosas.

Alternativamente, esta miel también puede usarse para tratar la piel, ya que sus propiedades evitan la inflamación de poros y previenen, principalmente, la aparición de acné.

¿Dónde puedo comprarla y qué precio tiene?

Actualmente podemos comprar miel de bórax en farmacias, herbolisterías, mielerías especializadas o en esta misma web.  Se trata de un producto poco conocido, lo que hace que no podamos encontrarlo todavía en grandes superficies, como si ocurre con otras mieles como la miel de romero, la de manuka, la de palma, la de eucalipto la de milflores.

Para obtener el máximo beneficio en el uso de esta miel es importante comprar una miel con la máxima pureza posible.

¿Es peligrosa?

La miel de bórax no es peligrosa. De hecho se ha utilizado durante generaciones para el cuidado de bebés y niños. Sin embargo, hace aproximadamente un año, el Instituto de Salud Pública (ISP), paralizó la distribución de un producto farmacéutico compuesto por miel de bórax tras detectarse dos casos de botulismo por el consumo de este medicamente. Concretamente, los afectados eran dos lactantes. Por este motivo, el ISP se ha pronunciado y ha recomendado no utilizarla en niños inferiores al año de edad para evitar riesgos.

Lo curioso de este caso es que el problema se centraba en la miel, y no tanto en el bórax. De hecho, aprovechamos para recordar que una de las contraindicaciones de la miel es que puede generar casos de botulismo en niños, lo que significa que debemos abstenernos de dar este manjar a nuestros pequeños para evitar efectos secundarios. Al menos hasta que cumplan su primer año.

En cualquier caso, y como ocurre con muchos otros productos naturales, no existe ningún problema si se utiliza adecuadamente. De hecho la miel de bórax es recomandada por numerosos profesionales médicos por sus fantásticas propiedades, ya que es un remedio natural excelente para el tratamiento de aftas, llagas y hongos bucales.

En resumen, se recomienda no ser tragada o comida por niños.

Esta miel mantiene cierta relación con las mieles de colza, limón (especialmente para curar resfriados), alcarria, girasol o naranja.