Más de 40 millones de años de evolución y una larguísima coexistencia con el ser humano descansan sobre la miel de abejas, considerada junto con la cera de sus panales, uno de los alimentos más antiguos del mundo.

La actividad de recolección de las abejas mieleras, presente en los cinco continentes, ofrece su mejor versión en España, donde las 2,7 millones de colmenas existentes producen una media de 30 toneladas anuales de este exquisito néctar, lo que convierte a nuestro país en el principal productor apícola de Europa.

En todas sus variedades, este delicioso néctar ofrece unas cualidades organolépticas exquisitas, con un sabor idóneo para maridar con postres, quesos y yogures. Como descubriremos a continuación, son muchos los beneficios de la miel de abeja, una delicatessen milenaria con múltiples propiedades y aplicaciones terapéuticas que te sorprenderán.

¿Qué es la miel de Abeja?

Aunque la miel de abeja no necesita carta de presentación, merece la pena profundizar en su definición y comprender un poco más el noble y delicado arte de la apicultura. Hablamos de un producto fluido, de sabor dulce en general y textura viscosa, producido por las abejas comunes o melífera (apis mellifera), responsables de generar miles de puestos de trabajo en nuestro país, y que cuenta con más de 30 subespecies repartidas por la geografía mundial.

Su sabor, aroma y consistencia varían sustancialmente de una variedad a otra; por ejemplo, el matiz ligeramente amargo de las mieles de castaño contrasta con el intenso dulzor de las de romero.

¿Cómo se obtiene?

  1. Las abejas mieleras extraen el néctar de diversas flores y lo transportan a su colmena, donde es transformado gracias a una enzima segregada por estos laboriosos insectos.
  2. Finalmente, es almacenado en los panales que componen la colmena.
  3. Pasado un tiempo, el ser humano la recolecta (los apicultores), tras haber tranquilizado a las abejas mediante el uso de un ahumador.
  4. Seguidamente, se procede a su extracción.
  5. Tras retirar la cera que recubre las celdillas con una cuchilla específica para esta operación, se recoge el fluido dorado, bien por medio del método tradicional del prensado o haciendo uso de una centrifugadora.
  6. El envasado final completa los procesos de obtención de la miel de abeja, para lo que se utilizan los famosos frascos redondeados de cristal que todos hemos visto alguna vez 🙂

Cualidades y propiedades de la miel de abeja:

Pero la miel de abeja también es una fuente de propiedades inestimables. La presencia de enzimas, por ejemplo, le otorga cualidades antibacterianas, mientras que su eminente carácter antioxidante la convierte en un conservante natural.

Rica en minerales como el fósforo, el magnesio, el calcio o el hierro, este néctar dispone de aminoácidos y vitaminas diversas (C, B1, B2 y B6, etc.), así como de peróxido de hidrógeno, un poderoso desinfectante natural.

¿Cuáles son los beneficios de la miel de abeja pura?

Enumerar todos y cada uno de los beneficios de la miel de abeja es un desafío que preferimos sortear, con una selección de los principales efectos curativos de esta joya de la madre naturaleza.

1. Mejora la flora bacteriana

La miel ha demostrado ser un alimento idóneo para mantener la flora bacteriana en óptimas condiciones. Su carácter edulcorante bajo en azúcares y calorías no resulta dañino para estas bacterias benéficas. Por si fuera poco, sus enzimas contribuyen a la regeneración de la flora. Con toda seguridad, uno de los mayores beneficios de la miel de abeja.

2. Energizante natural

La miel, aunque con un 20% menos de calorías que el azúcar, posee igualmente calorías en abundancia, sin mencionar su fuente de vitaminas, perfectas para integrarse en todo tipo de dietas saludables. De hecho, la miel es un alimento prescrito para deportistas, personas con elevado gasto energético y un ritmo de vida muy exigente.

3. Elimina el estreñimiento

La mejora en la flora bacteriana y su acción enzimática sobre los alimentos favorecen la disolución de los cuerpos dentro del intestino. Además, su textura fluida suma un mayor aporte de líquido al intestino que sufra de estreñimiento. Por otra parte, sus propiedades antisépticas permiten aliviar la irritación de la mucosa intestinal. En este sentido, las mieles claras son las más recomendadas.

4. Combate las infecciones

El aporte de peróxidos en la miel la convierte en un excelente antiséptico y cicatrizante. Primeramente, combate las bacterias que pueden causar infecciones en las heridas abiertas, eliminándolas de forma eficaz. Colocada sobre la herida, la mantiene aislada, evitando así la entrada de más bacterias infecciosas u otros cuerpos.

5. Favorece la eliminación de líquidos en el organismo

La miel también es uno de los grandes diuréticos naturales. Gracias a sus bajas calorías y sus cualidades edulcorantes, no es un elemento que se adhiera a las paredes musculares o a la piel. En consecuencia, está recomendada para endulzar remedios cuyo contenido nos resulte insípido o amargo.

Algunas de las mieles más consumidas por estas y muchas otras propiedades son las siguientes:

A continuación puedes ver un vídeo resumen de las propiedades que nos ofrece la miel de abeja pura:

Por todo lo anterior, la Miel de Abeja es un alimento exquisito que no debería faltar en nuestro régimen alimenticio. Un bocado sumamente apetitoso, de reconocidas cualidades terapéuticas, que no sólo mejora la salud y prolonga nuestro bienestar: también prolonga nuestra vida.