Abeja, colmena y miel. Tres elementos de una misma cadena natural, que dan forma e identidad al milagro de la apicultura. Contrariamente a la opinión popular, no todas las mieles son iguales. Cada variedad apícola ofrece cualidades únicas e indiferenciadas, con hasta tres beneficios específicos, que la hacen idónea para un consumidor determinado (personas nerviosas, con problemas de bronquios, alteraciones hepáticas, etc.). De las 150 mil especies florales reconocidas en el mundo, las abejas mieleras obtienen alrededor de trescientas variedades de miel, una cifra asombrosa donde las haya.

En esta amplísima gama de productos reconocemos desde las mieles más cosmopolitas (romero, eucalipto, milflores, etc.) hasta las más insólitas del mercado (roble, alcarria, Bashkiria, etc.). Unas y otras atesoran la cura para numerosas enfermedades y dolencias.

Antes de leer nuestra selección de las mejores propiedades de la miel, debes tener en cuenta que para maximizar sus efectos y beneficios, la miel debe ser pura y preferiblemente ecológica. Es decir, evitar mieles artificiales o excesivamente adulteradas con químicos.

¿Te animas a descubrir las propiedades de la miel?

1. Es un sedante natural

Gracias a la presencia del triptófano en su composición, la miel nos aportan un efecto calmante, casi sedante, desde la primera cucharada. Por si fuera poco, este aminoácido esencial nos ayuda a regular el sueño, con lo cual podremos combatir no sólo los estados de ansiedad, sino también el insomnio.

2. Tiene poderosos efectos energizantes

Sus elevadas cantidades de glucosa y fructosa nos proporcionan un gran aporte calórico, pues nuestro organismo absorbe rápidamente estos elementos, transportándolos a través del torrente sanguíneo hasta nuestros músculos y células nerviosas, entre ellas las del cerebrales. En otras palabras, la miel de abeja es un energizante de primera mano y comparable a productos farmacéuticos o bebidas isotónicas.

3. Es un conservante ecológico

Las propiedades antioxidantes de la miel la convierten en un magnífico conservante natural. Esto se debe a la aportación de la enzima oxidasa, que retarda la actividad bacteriana sobre los tejidos, evitando así su deterioro. Acompañando a estas enzimas reconocemos a las inhibinas, que contribuyen a retardar el desarrollo de bacterias.

4. Reduce el envejecimeinto de la piel

La miel, al ser capaz de ralentizar la actividad bacteriana, la podemos utilizar para nutrir nuestra piel, sobre todo la de zonas sensibles como la cara o las manos, y evitar así la aparición de marcas de envejecimiento prematuro como arrugas o manchas. Para ello debemos aplicar miel en forma de mascarilla sobre la cara y esperar durante unos 20 minutos hasta que penetre en los poros.

5. Es un cicatrizante muy eficaz

El peróxido de hidrógeno, sumado a la oxidasa, son las sustancias responsables de la cicatrización de heridas, la curación de quemaduras y otras afecciones cutáneas. El néctar de las abejas genera este componente químico de forma natural, motivo por el que se emplea como cicatrizante ecológico. Sin duda una de las grandes propiedades de la miel en la piel.

6. Es antibacteriana y antibiótica

La elevada concentración de enzimas y elementos químicos naturales (peróxido de hidrógeno) en la miel, capaces de desinfectar y cicatrizar heridas, avalan también su uso como antibiótico y bactericida. De esta forma, sus propiedades nos permiten eliminar organismos y bacterias perjudiciales tanto en heridas superficiales como en úlceras internas. Para problemas bucales, por ejemplo, la miel de bórax es una de las más utilizadas.

7. Sirve como somnífero natural

Como señalamos anteriormente a propósito de sus efectos sedantes, la miel de abeja puede emplearse como un somnífero 100% ecológico. Gracias a su riqueza en aminoácido triptófano, una o dos cucharadas de este delicioso néctar nos ayuda a conciliar el sueño en casos de insomnio. Una de las mieles más recomendadas para estos casos es la de acacia.

De hecho, también se utiliza como anti-estrés, ya que sus aminoácidos reducen significativamente la tensión en nuestro cuerpo y contribuyen a sentirnos más relajados y tranquilos.

8. Fortalece el sistema inmunológico

Su aporte de vitaminas (A, E, B1, B2 y C), así como de antioxidantes, enzimas y compuestos químicos, proporcionan un plus a nuestro sistema inmunológico frente a estados carenciales. De forma paralela, su aportación de glucosa también alimenta las demás células de nuestro organismo, favoreciendo el desarrollo de macrófanos, elementos esenciales para el peróxido de hidrógeno. Por si fuera poco, numerosas investigaciones avalan las propiedades anticancerígenas de la miel. Para fortalecer nuestras defensas, no hay tipo de miel más recomendable que la miel de flores o milflores, debido a la gran variedad de polen contenido en su composición.

9. Contiene propiedades probióticas

Una de las propiedades de la miel más insospechadas se encuentra estrechamente relacionada con la flora intestinal. Gracias a la presencia de oxidasas y peróxidos en este néctar, es un excelente aliado para equilibrar y regular la microbiota intestinal. Por consiguiente, nos ayuda a prevenir dolencias como la irritación de colon.

10. Es antiinflamatorio

Su aportación en líquidos y vitamina C, junto a sus efectos antibióticos, permiten en caso de afecciones del aparato respiratorio limpiar la mucosidad las vías respiratorias gracias a su efecto expectorante y reducir las inflamaciones. Estas mismas cualidades han demostrado ser útiles a la hora de combatir un amplio espectro de afecciones de garganta y faringe.

11. Es beneficiosa para el funcionamiento hepático

Nuestro hígado no es diferente a cualquier otro órgano. A menor trabajo, mayor duración; y a mayor duración, mayor bienestar. La fructosa y glucosa contenidas en la miel no requieren del hígado un esfuerzo excesivo para ser absorbidas, de forma que su transformación en energía consume un menor tiempo que otros compuestos, lo que prolonga su vida útil. Especialmente la de romero es una miel idónea para mejorar el funcionamiento hepático.

Aunque nos dejamos algunas propiedades de la miel en el tintero, confiamos en que nuestra selección te haya abierto los ojos a las posibilidades terapéuticas de este delicioso néctar milenario. España cuenta con cerca de 26 mil explotaciones apícolas, siendo líder indiscutible de este mercado en el continente europeo, por lo que no tenemos excusas para incorporar esta «panacea» natural en nuestra vida.

A continuación te dejamos un vídeo resumen para que puedas ver determinamente todo lo que te hemos explicado sobre a lo largo de este artículo sobre las propiedades de la miel:

Te recordamos que ante cualquier pregunta o duda consultes a tu farmacéutico o médico, ya que él, mejor que nadie, podrá recomendarte la mejor opción en cada caso.